Muchas madres se encuentran  en una metamorfosis emocional y en busqueda de nuevas estrategias debido a que sus hijos entran a una etapa en la que la palabra «niño» no cabe. Algo así como en mi caso cuando los niños me dicen «señora» y los señores me dicen «niña» entonces pues una termina dudando realmente que es.

Y es por esta razón que les comprendo perfectamente, como madres tenemos que asimilar que nuestros hijos crecen, que muy pronto dejan de ser esos bebes tiernos, de dulce aroma y tierna mirada; y a los cuales le tenemos el 100% de control. A medida que nuestros hijos van creciendo debemos ir soltando la «cuerda» si, la cuerda. Imagínate que te encuentras en un décimo octavo piso y debes ir bajando hasta alcanzar la planta baja. Que crees que pasaría si quien te esta sujetando la cuerda para que no caigas, te la retiene por temor a que te des un gran golpe, creo que te frustraría mucho verte sufriendo en un décimo octavo piso queriendo bajar. O que tal que te la suelte de manera repentina y caigas dándote un golpe tan fuerte dejando en ti graves secuelas. Bueno, realmente esto es lo que sucede cuando retenemos la cuerda a nuestros hijos o cuando se la soltamos tanto que los conducimos a un caos total. Es allí cuando debemos estar bien claras  que esa cuerda que se llama: Confianza, Espacio y tiempo;  debe ir bajando lentamente piso por piso a medida que ellos vayan alcanzando su madurez y crecimiento.

Cada piso en la vida de nuestros hijos van indicando en que etapa de vida se encuentran ellos y hasta donde como padres debemos llegar.

Es muy importante que como padres conozcamos las etapas de vida por las que ellos pasan, esto nos ayudara a saber como sobrellevar cada situación. En lo personal soy intencional en las conversaciones con mis hijos (de acuerdo a su edad) si quiero hablarle sobre algo me olvido de los sermones y simplemente establezco una conversación amistosa donde les permito abrirse conmigo y donde dejo que la conversa fluya, de esta manera acudiran a mi cada vez que sea necesario. Parte de lo que es #lomejordesermama

Establezco límites según la edad, no acudo al maltrato ni la humillación como: Soy tu mamà y punto. NO, eso no lo hago; esta mas que claro que soy su mamá. Siempre he sostenido que, si la disciplina y la corrección no te acercan al corazón de tu hijo, pues entonces solo habrá sido castigo y humillación. Y creo que no es la idea, como padres queremos que nuestros hijos sean hombres y mujeres de bien, y para lograr esto debimos habernos invertido en la niñez, cuando nos invitaban a jugar, cuando insistían en hacernos preguntas; allí, ese era el momento de sembrar en ellos.

Si lo hiciste puedes estar tranquila, y si no pues nunca es tarde para tener una buena platica y pedir perdón si algo no hicimos bien.

Muchas veces creemos que ellos harán exactamente lo que nosotros les enseñamos, y realmente no es así. Si, somos de gran influencia durante los primeros años de vida en ellos, pero llega un momento en el que simplemente desplegaran sus alas y te darás cuenta que ya están listos para emprender su propio vuelo. Quizás pasaran por momentos muy duros en los que no podrás estar presente, o simplemente tendrás con conformarte con dar un abrazo, un beso y un cuídate mucho hijo.

Ellos vivirán sus propias vivencias y experiencias, es por esto que lo mas importante es sembrar en su corazones lo verdaderamente importante de la vida: Dios, la familia, los valores y la constancia.

Así que mi querida amiga hay mucho mas de lo que podría hablarte cuando nuestros ya no son tan bebes y están creciendo. Pero por ahora puedo asegurarte que:

Enseñaras a soñar, pero no soñaran tu sueño; enseñaras a vivir pero no vivirán tu vida. Sin embargo.. en cada vuelo, en cada sueño, perdurara siempre la huella del camino enseñado.

Yulissa Pacheco

Lo Mejor de ser Mamà

About Yulissa

No dudar de ti, de tu instinto, de tu poder y de tu fuerza como Mujer y Madre, es lo más poderoso.
Bienvenida!

Comparte ✨: